En los últimos años la presencia de *chinches ha aumentado considerablemente, con una enorme proliferación en establecimientos públicos pensiones, hoteles, albergues etc,  así como en las propias viviendas; algunos ayuntamientos reciben hasta cinco denuncias semanales, cifras que además de ir en aumento, crean alarma social y desconfianza por parte de los usuarios.

Según las estadísticas se dan muchos casos a la vuelta de vacaciones, ya que generalmente la aparición de estos insectos se hace evidente a los 20 o 30 días del regreso de vacaciones o viajes de trabajo, también se registran casos de infestaciones  tras haber introducido en las viviendas muebles o colchones abandonados en la calle o de orígenes dudosos.

La higiene de las personas afectadas  no tiene nada que ver con la presencia de estos insectos, “No hay que avergonzarse de tener chinches por que pueden aparecer desde los hogares más humildes hasta los hoteles más lujosos”

La plaga de chinches es muy difícil de erradicar, por lo que se aconseja llamar a una empresa especializada  y registrada en sanidad, no es conveniente la  utilización de aerosoles, ya que en lugar de matarlos, lo que se consigue es aumentar su expansión por todos los habitáculos, no existe un tratamiento que erradique esta plaga en una sola aplicación, en muchas ocasiones, es necesario desmontar muebles y sobre todo seguir los consejos de especialistas en control de plagas.

Biomedición cuenta con los equipos y medios adecuados para la detección y eliminación de chinches, tales como máquinas de vapor seco a 180 Grados, sistemas de congelación, productos específicos (siempre con productos biodegradables que respetan el medio y cumplen la normativa) para erradicar la plaga y lo más importante, personal especializado.

 

*chinches: Cimex lectularius, coloquialmente conocido como chinche de las camas, es un insecto hemíptero que se alimenta de sangre humana y de la de otros animales de sangre caliente.

Compartir:
Escrito por Biomedicion