Exposición al ruido altera la salud y la personalidad

La contaminación acústica es uno de los grandes problemas de salud que afecta a muchas capitales y ciudades urbanizadas del mundo.

A diario todos convivimos con alguna fuente de ruido que perjudica nuestra calidad de vida al alterar los procesos hormonales y nuestros estados de ánimo. Se estima que más del 60% de la población,  se siente perturbado por ruidos molestos en sus barrios u hogares, y un 49% en sus trabajos.

“existe evidencia que confirma que la contaminación acústica tiene efectos tanto temporales como permanentes a través de los sistemas endocrino y nervioso autónomo”.

Las consecuencias en el organismo empiezan a ser observadas a partir de las exposiciones diarias a largo plazo a niveles de ruido por encima de los 70 dB (nivel límite recomendado por la OMS) y si bien siempre se ha hablado acerca de los daños directos que los ruidos provocan en los oídos, también actúan como un estresor y amenaza a la homeóstasis del organismo (capacidad de mantener un estado interno estable).

Estudios en individuos expuestos a diferentes fuentes de ruido demuestran que algunas de las consecuencias físicas son: el incremento del ritmo cardíaco, la presión sanguínea y la viscosidad y los niveles de lípidos en sangre. El ruido actúa como una amenaza y por eso el organismo se defiende con el incremento de la segregación de las hormonas adrenalina y cortisol. La exposición al ruido puede causar dos tipos de estrés: el agudo (el que se desencadena por un ruido inesperado y repentino) y el Estrés crónico (provocado por la exposición continuada a fuentes de ruido).

Los zumbidos se deben a problemas vasculares en el oído interno, el estrés es una situaron en que los vasos se contraen. Lo mismo sucede en los oídos, la micro circulación es sumamente delicada y los afecta no solamente acuíferos sino también mareos que es lo que sucede en el Síndrome de Menière. Para protegernos del ruido y en consecuencia del estrés es recomendable limitar el volumen de los aparatos electrónicos.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el grupo etario con más riesgo de quedar sordo es el de los jóvenes, “más de 1.100 millones” están en riesgo a causa de prácticas inseguras de escucha, como usar dispositivos electrónicos y auriculares reiteradamente y a un volumen más alto al recomendado.

Biomedición, tiene medios tecnológicos y humanos para realizar evaluaciones de exposiciones a ruidos, con una metodología que permite realizar informes técnicos según necesidades.

Compartir:
Escrito por Biomedicion